S?bado, 04 de julio de 2009

El Lucio

Cuenta que existió una vez un señor negro que adicionalmente se embadurnaba con carbón y manteca y salía de noche desnudo a acechar a las damas más bonitas del pueblo y las violaba. Todos los días, desde las seis de la tarde, las niñas se encerraban en sus casas por miedo a que las acechara. El Lucio se robaba también los calderos y las ollas de las casas. El pueblo, ya cansado de la situación, se armó en cuadrillas para agarrar a Lucio pero resultó ser que él era uno de los que lideraba las cuadrillas, lógicamente esa noche no lo encontraron, de hecho, él mismo decía: “dejémoslo quieto que esa noche no sale”.

Una señora, llamada doña Pura García, que era bruja, aceptó hacerle un rezo para agarrarlo, se disfrazó, se pintó las piernas y los brazos de negro y se puso una bata blanca. Doña Pura García, a quien le gustaba tomarse sus tragos, invitó a Lucio a tomar ron y se emborracharon en la choza de ella quedándose dormidos después de haber hecho el amor. De repente llegó una vecina que se asomó y los descubrió. En poco tiempo la noticia de que Lucio había acechado a la doña se regó por toda la comarca y fue así como Lucio fue castigado y llevado a la cárcel a responder por todas sus fechorías.

Mamita

Habla de la aparición de una virgen viva en casa de Silvia Rua, tres días después de haber dado a luz en el año 1912.

Según la leyenda, la señorita Rua vio una claridad en su cuarto y al despertarse vislumbró la imagen de su madre muerta en el dintel de la puerta de la habitación. “Hija mía - dijo- no temas por la claridad, soy tu madre, he venido a traerte una virgen, para que te cuide, te guarde y te acompañe, hasta que mueras”. La luz desapareció y en la mesa de noche, apareció un bustico de la Virgen de la Candelaria.

La noticia se regó por todo el pueblo, convirtiéndose la casa en un santuario de la Virgen y sitio de romerías de decenas de personas buscando salud para los suyos.

El busto del la Virgen fue llevado ante el cura de la población y fue bendecido por éste tras celebrar una misa en honor a la Virgen María.

La leyenda de la Mojana

La Mojana es una mujer diminuta, de cabellos dorados, tan largos que le llegan a hasta los pies volteados. Vive en una casa de piedra construida debajo del agua, donde cría diversos animales domésticos y donde se baña con una totuma de oro. Antes se le veía con frecuencia por el cerro de Juanché, donde era muy fácil percibir sus huellas después de los aguaceros. Rapta a los niños que se van a bañar en sus dominios y los lleva a su morada subacuática. Para evitar la acción de la Mojana sobre los niños, es necesario amarrarles un cordón especial, tanto en el cuello como en la cintura.

Agüeros

  • Voltear la escoba: cuando hay una visita no deseada se voltea una escoba y se pone detrás de la puerta para que la persona se vaya pronto.
  • Cuando canta una lechuza cerca de una residencia anuncia una muerte segura.
  • La visita de una mariposa negra en una vivienda anuncia muerte.
  • El que mata un gato tiene siete años de mala suerte.
  • Soñar con matrimonio y verle la cara a la novia es mal agüero.
  • El 31 de Diciembre se pone debajo de la cama un puñado de lentejas o de arroz para que nunca falte la comida.
  • Los martes 13 de cualquier mes no se debe pasar debajo de escaleras.

Tags: Mitos, Leyendas Colombianas

Publicado por orlandomagno7 @ 16:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios