S?bado, 04 de julio de 2009

Los huitotos conciben la creación del mundo a partir del padre Jutsiñamuy (fusiñamuy, en otros textos), cuyo sueño era caótico, sin realidad; éste trató de cogerlo pero no podía por que sólo existía nada. Al fin, logró asirlo con un hilo de ensueño, pisó, se sentó -era la tierra y la niveló. Después creó la lluvia, los grandes árboles de la selva y los animales. Los hombres nacen de un huevo y al salir del cascarán una gran araña les corta la cola. A los últimos no se las cortó y por eso se quedaron como monos chorucos. Posteriormente, la mitología habla de una gran inundación de agua caliente -probablemente la lava de un volcán de repente activo-, que destruyó todos los signos de vida sobre la tierra. Solo quedó Buynaima (hombre de agua) y una mujer, que restablecieron el orden cósmico y cultural. Buynaima es, así, un héroe semejante a un dios, aunque de menos categoría que Jutsiñamuy.

Los ritos mitológicos son de tres clases a) bakaki: se hace en el coqueadero para aconsejar a los jóvenes sobre los elementos dañosos (baki). No requiere ceremonia especial. b) Igai: son “historias de castigo” para hacer el mal o vengarse de los enemigos. C) Rafue: es de los eventos rituales más importantes de la comunidad.

Para dirigir estos ritos existen lo que en nuestra cultura se llama, cómodamente, sacerdotes o brujos, sin distinguir las clases, oficios y especialidades que caracterizan a estos personajes. Los principales son numáirama: es un sabio porque conoce el rafué. También conoce los bakaki, pero no cura. Los numáiramas son los oradores por excelencia. Hacen dieta, duermen poco y se abstienen de las relaciones sexuales. Ayma: saben principalmente los Igai y se interesan por hacer el mal. Lkorama: saben bakaki y rafué, y además saben curar. También dominan el Igai.

En el trato con lo sagrado existen otros cargos, los cuales se han venido deduciendo y fusionando. Los principales son Rotaima (el cantor, Niraima Juien enseña los tejidos) y Llainama (quien recibe las invitaciones) fuera de Jutsiñamuy y Buynaima, veneraban al sol (Jitoma o Fitoma) y a la luna. Debemos señalar que los huitotos llamaban Jutsiñamuy no solo a su dios sino también a foráneos que llegaban a ejercer autoridad sobre ellos, como los caucheros que los explotaban. Esta característica también la presentan los katíos chocoanos.

Ministerio Nacional De Información Cultural


Tags: Mitos, Leyendas Colombianas

Publicado por orlandomagno7 @ 15:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios