Viernes, 03 de julio de 2009

ENSEÑANZA CIENTIFICA PARA LOS NIÑOS, CUENTOS

Era de día cuando los dos ositos salieron a dar un paseo, papito oso y su hijo. Las mariposas jugaban y se entretenían con cada rayo de luz que iluminaba el camino, al pasar por una linda casita. El osito le pregunto a su papito ¿de quien es esa casita y como se llama? papa oso le dijo: escúchame bien, muchas personas dicen que la casa tiene varios dueños, pero nunca se ponen de acuerdo. Lo único que se es que la casa se llama, geocéntrica. ¿Geocéntrica? A si es, pues muchos viejitos decían que todos los planetas entre ellos el sol, giraban alrededor de la tierra. No te entiendo papi, bueno te lo explicare así: tú vives en este barrio, y tienes una casita muy linda y la quieres mucho. Entonces cuando sales y miras otra casita. Piensas que tu casa es la mejor de todas las casitas  de tu barrio. Por eso si te digieran que hay que colocar todas las casas a rodar, como ruedan las llantas del carrito con que juegas. Tú escogerías que tu casita este quieta, y que las demás que son menos bonitas. Giren alrededor de la tuya. Así tu casa no se dañaría. Ahora mira el cielo, como tú ya conoces cual es el sol y cual es la luna. Puedes diferenciarlos, como se diferencia un osito grande de uno pequeño. Ves también estrellas y otras cosas en el cielo. También hay planetas y muchas cosas mas, como los viejitos piensan que esta casa es mejor, dicen; que todos los planetas, la luna y también el mismo sol. Giran alrededor de la tierra. A esto llaman teoría geocéntrica.  Uuuu ya. Dijo el osito pequeño, y que más piensan. ¿Quieres saberlo? Pregunto el papa oso, si papi por favor. Esta bien. Entonces busquemos la casa más grande del barrio. Después de haber caminado varias cuadras, el papa se detuvo y le dijo. Mira esa casa tan grande, se llama mansión heliocéntrica. ¿Por qué la llaman así papi? El oso rascándose la cabeza le dijo: me recuerdas a un viejito que quiero mucho se llama Sócrates, pues me parece muy cariñoso, ya que parece un niño como tú, pues todo el tiempo se la pasa preguntando ¿Por qué? Porque? Porque? Y eso me gusta, porque así se aprende más.  Ven te explico. Esta es la casa más grande del barrio, algunos viejitos dicen que esta casa es la mejor y que todas las casas del barrio deben girar alrededor de esta mansión heliocéntrica. Ahora mira el cielo. Como es de día. Piensa en ese sol que no te deja verlo mucho tiempo porque te hace lagrimar tus ojos. Los viejitos dijeron que todos los planetas y la tierra giran alrededor del sol. A eso le llamarón teoría heliocéntrica. El osito contento le dio un abrazo a su papi y le dijo: te quiero mucho porque me enseñas hartas cosas. Cuando llegaron a su casa. El osito le conto cosa por cosa a mamá osa. Cuando termino de contar su bella historia le dijo a su mama ¿tu que piensas mami? Ella con una sonrisa lo abrazo y mirándolo a los ojos. Le dijo. La mansión no es la única casa grande del barrio, hay casas mucho más grandes, ¿Cuáles mami? Hay una que se llama la vía láctea. Y entre explicación y explicación la tarde se fue, no sin dejar tras de si una gran enseñanza.          José Orlando Melo Naranjo.  Poeta y humanista soñador al servicio de los niños.


Tags: Educación, Biografias, Filosofia

Publicado por orlandomagno7 @ 17:05
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios